Chaves

Chaves
"Andar y contar es mi oficio"

viernes, 15 de mayo de 2015

Nuevos Tratados del Lazarillo

Una de los proyectos de 3º de ESO consistía en escribir un Nuevo Tratado de El Lazarillo, tomando como base el clásico de nuestra literatura y la información y materiales recopilados por Nacho Gallardo aquí.

A continuación os ofrecemos algunas adaptaciones de la picaresca (vocacional o forzada) a la época actual:

Un pícaro en la telebasura (Sandra Mora. 3ºD)
Lázaro es un hombre de unos 30 años al que le ha ido muy mal en la vida, pero un día su suerte cambió.
Empezó a trabajar como limpiador en la Universidad de Sevilla, pero al cabo de los meses tuvo que abandonar ese trabajo porque abusaban de él y no le pagaban.
Estuvo una buena temporada sin trabajar y eso le llevó a vivir en la calle y solo tenía un trozo de pan la día para comer.
Un día se le acercó una mujer mayor ofreciéndole trabajar en su casa como criado y Lázaro aceptó, Trabajaba noche y día sin poder descansar y solo comía las sobras que dejaba la mujer. Una tarde mientras limpiaba el salón vio en la tele un anuncio para apuntarse a Gran Hermano, Lázaro ni se lo pensó dos veces, cogió el teléfono de la mujer sin que lo viera y llamó.
A los pocos días recibió una carta donde ponía que lo habían aceptado. Lázaro se lo dijo a la mujer, abandonó el trabajo y se dirigió a Madrid para entrar en el programa.
Primero tuvo que pasar un casting de imagen, aunque Lázaro no era muy guapo lo escogieron porque las historias que contaba eran interesantes.
A los pocos días por fin entró en la casa junto a sus nuevos compañeros. Lázaro estaba flipando  con la casa que era bastante grande y porque había cámaras por todos los lados.
Aunque no lo parezca, Lázaro ganó el concurso y consiguió bastante dinero para poder recuperar todas sus cosas.
En ese momento su vida cambió radicalmente. Iba a platós de televisión para hablar sobre el programa y ganar más dinero.
Pudo comprarse una buena casa y aunque parezca mentira, se hecho novia.
Al cabo del tiempo se casó, tuvo hijos y consiguió un buen trabajo.
* Con esta historia quiero deciros que no os rindáis por muy mal que os vaya, que todo se consigue en esta vida y que nada es imposible.

De lo que acaesció a Lázaro cuando se fue con un famoso futbolista bético (Álvaro Gómez. 3ºD)
 Lázaro dispuesto a buscarse la vida de nuevo, salió a buscar otro oficio para poder ganarse la vida por malo que fuese.
Oyó hablar de un futbolista llamado Rubén Castro que buscaba a un utillero personal, que le llevase las botellas y estuviese con él en todo momento durante su entrenamiento.
Lázaro dispuesto a todo contacto con Rubén desesperado por conseguir algo de aquel oficio.
Estuvieron hablando de cómo sería su trabajo y Rubén le dijo que tenía que estar con el en todo momento no sólo en el entrenamiento para sorpresa de Lázaro, tenía que estar con él todo el día y viviría con él como interno en su casa.
Cobraría cinco euros al mes y trabajaría todos los días. Lázaro aceptó ya que no tenía nada que perder… Y necesitaba ese dinero para comer.
Empezó al día siguiente, se presentó en su casa a las 7 de la mañana y  fueron al campo a entrenar en esa ocasión Lázaro le hizo de chofer. Cuando llegaron Lázaro se encargaba de recoger los balones traerle agua y secarle el sudor. Después en su casa hacía de mayordomo y también limpiaba la casa.
Así siguió durante un mes entero hasta la hora de cobrar que bueno… No cobró Lázaro fue a preguntarle a su amo porque no le daba su dinero y vio como lo escondía debajo de su edredón del Betis.
Lázaro tuvo la brillante idea de esperar a que Rubén fuera al baño ya que siempre iba a la misma hora.
Llegada dicha hora se dispuso a cobrar su dinero, cuándo estaba allí la avaricia le pudo y se llevó cien euros.
Después de transcurrir el día normal, por la noche Rubén fue a su cama y se di cuenta de que faltaba dinero ya que notaba que el edredón estaba como más vacío; fue corriendo a por Lázaro el ya dormido, y fue despertado con tal susto por Rubén que casi le da un infarto.
Lázaro con el dinero en los bolsillos fue descubierto por Rubén y se llevó una brutal paliza.
Transcurrieron los días normales y se le ocurrió la idea de cómo conseguir el dinero que quisiera.
Repitió la misma operación que la última vez pero luego sustituyó los billetes por láminas recortadas con el mismo tamaño por lo que Rubén al irse a dormir no se percató de que le faltaban billetes.
Lázaro pudo seguir haciendo esto durante un par de semanas las cuáles comió como un rey, hasta que se quedó sin trabajo porque fue descubierto de nuevo y expulsado de oficio con una brutal paliza que le partió varios huesos.

Lázaro entra en el sector servicios (Adrián Castillo. 3ºD)
Mi nuevo amo fue un experto hostelero al que yo ayudaba preparando café.
Un día tuve el honor de prepararle un café a una alta personalidad de la moda. Como en ese momento mi amo no estaba me puse a charlar con esta persona, algo que mi amo me tenía prohibido. Charlando con ella, porque era una mujer, me estaba contando lo mal que la trataba la vida. Yo intentaba animarla pero veía que todo esfuerzo era en vano. Cuando me iba a pagar el café, a la hora de darme el dinero, me dio también una servilleta. Extrañado,  abrí la servilleta cuando ella ya se había ido, era su numero de teléfono. Pasaron un par de días hasta que tuve el valor de llamarla. Cuando la llame noté que estaba muy contenta al oír mi voz, me dijo que tenía ganas de verme así que vino a la cafetería donde trabajo de nuevo. Cuando llegó el día ella entró por la puerta y esperaba que yo la saludara con una sonrisa, pero hoy sí estaba mi amo así que no podía tener relación con los clientes. Ella estaba extrañada en que en toda la tarde no le dirigiera la palabra, así que se fue enfadada. La  estuve llamando un par de días pero no me cogía el teléfono, era normal. Un día vino a la cafetería a tomar un café como tantas tardes había hecho. En ese momento mi amo no estaba así que me puse a charlar con ella y me puse a contarle todo lo que me pasaba.
Al escuchar mis palabras ella no daba crédito, decía que en la época en la que estábamos no debería haber amos. Yo no comprendía eso ya que desde siempre he estado con mi amo y me ha enseñado como es la vida, ella me contaba como veía la vida desde su punto de vista y la verdad no podía estar creyendo lo que escuchaba ya que creía que no existía ese tipo de vida.
Después de tener esa charla con ella me armé de valor y hablé con mi amo. Mi amo no daba crédito con lo que estaba escuchando y el decía que si esa era la forma que yo le pagaba todos los años en los que él me estaba cuidando. Mi amo decía que esa mujer no me convenía que tenía otro estatus y que no iba a encajar en su vida. Después de oír eso estuve un par de días pensando y volví a llamar a esta chica. Esta vez quedamos ella y yo solos y le estuve comentando que había hablado con mi amo y le dije todo lo que me había comentado. Ella en ese momento se me declaró porque hacía tiempo que nadie le trataba tan bien y le hacía feliz. Yo estaba anonadado ya que jamás me había pasado una cosa así. Ella me decía que siempre le habían tratado mal porque, al ser una famosa, la gente la quería por su dinero pero yo no era esa clase de persona. Yo quería estar con ella así que al día siguiente cuando fui con mi amo se lo conté todo para que me entendiera. Mi amo no lo comprendía así que no me deba su aprobación y no quería que la volviera a ver. Por una vez en la vida no le hice caso así que al día siguiente no volví a la cafetería y ese momento fue la ultima vez que ví a mi amo.


Este último relato, en cambio, es un Nuevo Tratado de El Lazarillo, en un contexto similar al de la obra original aunque con alguna excepción, tomada a raíz de la actividad de Creatividad Literaria "Encuentros imposibles".

Cuando Lázaro (o uno de sus descendientes) sirvió a Lope de Vega
(Ángel Montaner y Fernando Murillo. 3ºD)
Se me ha olvidado contar la historia de uno de mis amos ante de ser pregonero de la ciudad de Toledo.
Después de estar con el ciego estuve deambulando por las calles de  Toledo.Hasta que un día me encontré en una taberna  con un poeta muy conocido en la zona, Lope de Vega. Los dos estuvimos hablando durante horas, al final el me contrató como su sirviente.
Al llegar a la casa del poeta me asombre de sus grandes riquezas, sus suculentas habitaciones y sus enormes jardines. Lope me enseñó las tareas de la casa.En la casa también servían María “ama de llaves” y Noelia “la doncella”. Esa noche dormí con la esperanza de haber encontrado por fin un amo digno.
Al día siguiente ya empecé con mi trabajo, primero acompañe a mi amo al mercado donde compró algunos artículos de lujo, artículos de lujo que tuve que llevar a cuestas durante todo el camino que me produjo graves lesiones en la espalda, y lo peor es que no me dejaban descansar estaba casi todo el día trabajando de arriba a bajo.
Solo me daban de comer pan con agua, pero yo me las ingeniaba para llenar el estómago de comida.De pronto me di cuenta que este amo se parecía mucho a los otros.
En uno de los paseos que hacía con Lope me di cuenta que los poemas que escribía no eran suyos sino que eran encargados a un monje de los montes de Toledo.En uno de los recitales de poemas en los cuales mi amo leía “sus poemas” una de las espectadoras le preguntó al poeta.
-¿De dónde sacáis la inspiración para estos poemas?
-Mi señora son las musas quienes me inspiran.
Ante tal mentira, respondí con ironía:
-O inspiración religiosa.
Mi amo me miró con cara de orgullo y al llegar a casa me dio tal paliza que estuve convaleciente más de tres días.
Por las noches mi amo me mandaba a la casa de un rico comerciante de la zona, mi labor era hacer llegar unas cartas a la hija del comerciante.
Una de esas noches los guardias personales del comerciante me dieron una paliza al pillarme en el jardín entregando una carta.
Para poder librarme de mi tacaño amo le convencí para que creyera que su amada le esperaba esa noche en el jardín de su casa. Lope muy ilusionado  se vistió con sus mejores galas y se dirigió al jardín, cuando él se quedó mirando al balcón de su amada, yo para obrar mi pequeña venganza llame a los guardias del comerciante avisandoles de que había un ladrón en el jardín sin pensarlo los guardias se dirigieron al jardín y le pegaron  una paliza a Lope.
Y así terminó nuestra historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario