Chaves

Chaves
"Andar y contar es mi oficio"

sábado, 24 de octubre de 2015

¿Quién eres? Dilo con un selfi

Este curso también hicimos que los alumnos se presentarán mediante el proyecto de nuestro profe Nacho Gallardo "¿Quién eres? Dilo con un selfie".
A continuación incluimos algunos de los "autorretratos" más destacados:



"No somos solo lo que aparentamos" (Lorena Monfort) 



La chica de inocentes ojos verdosos escondidos bajo unas gafas, largo cabello oscuro, piel blanca moteada de pecas, y figura delgada y pequeña, soy yo, Lorena Monfort. 
Tengo catorce años y unos gustos un tanto peculiares, a diferencia de la mayoría de adolescentes, me gusta leer y escribir, también me paso horas dibujando en un cuaderno que, en poco tiempo, se completa, y tengo que comprar uno nuevo para seguir expresando lo que siento sobre el papel. Además me gusta ver anime, palabra que, al parecer, es muy difícil de aprender, ya que hay personas que prefieren llamarlo "dibujitos para niños pequeños", cosa que no es así, ya que está considerado como un arte. Lo que quiero reflejar con esta foto es que las apariencias engañan, y no somos lo que aparentamos. Muchas personas se basan en lo que ven para juzgarte, en vez de darte una oportunidad, haciendo un intento en conocerte mejor, y aprender sobre ti y tus gustos.

Emilio Barbosa
Éste que al lado veis, de ojos color azabache, abundante cabellera color café oscuro, nariz envidiable, boca como mandan los cánones y dientes en estado de reparación, es alto y delgado cual junco, tez más morena que blanca, sobre todo durante la época de la siega. Tiene las piernas largas y no muy cubiertas, de andares rápidos, no demasiado, pero si lo suficiente para no quedar rezagado.

Sabe lo que vivió y lo que no vivió, además de la suposición de lo que vivirá y lo que vive a pesar del éfimero paso que esto supone. Le gustaría aprender lo que en toda una vida cabe. Querría llegar a lo más alto para luego bajar y ser feliz. Pensar lo que todo el mundo sabe pero nadie entiende, reunir la suficiente plata para vivir completamente desahogado pero que nadie sepa quién es o donde vive.
Este que veis aquí, repito una vez más, este que veis aquí, del que os he descrito lo que es, lo que ha sido y lo que probablemente será, soy yo.

Laura Morillo Alcázar  
Mi cara es tirando a redonda, tengo los ojos entre azules, grises y verdes, a veces varían, aunque siempre tienen puntitos amarillos. Mi nariz no es chata, ni respingona, tampoco es especialmente grande, y mi sonrisa me gusta mucho, porque se ve un poco de encía a los lados, aunque me gustaba más antes de ponerme los brackets, era más especial. Mis cejas son poco densas y mi pelo también me gusta, no suelo peinarlo.
Mi cuerpo supongo que entra en la media, no soy ni alta ni baja, ni guapa, ni fea, ni gorda, ni delgada. Tengo los hombros y las caderas más bien anchas, al igual que los muslos. Y calzo una 39/40. 
Aunque da igual de lo que informe, porque no salgo en la foto. 
Hay muchas formas de autoretratarse, yo opino que para enseñar quien soy, no me hace falta enseñar la cara. Esto es una de las cosas de mi personalidad que mejor muestra la foto: no me gusta seguir las reglas, para bien o para mal. 
En la foto se muestran las cosas que me han hecho ser quien soy, y no hay nada que explique mejor que eso, quién soy ahora, al igual que no hay nada que diga más de mi misma. 
 
Con La historia interminable crecí. Fue el primer libro largo que leí y el que me hizo descubrir al escritor Michael Ende. Aunque quizás sea más mago que escritor. Por él descubrí mi afición a la lectura y mi amor por las palabras. Con Molly Moon y la colección de Torres de Malory experimenté por primera vez lo que era enamorarse un personaje ficticio y sentirse identificado con otro. 
  Con estos cascos y con este MP3 descubrí mi amor por la música y las letras. Con este cuaderno descubrí mi amor por escribir. Con esta guitarra los junté. Descubrí lo que es sentirse identificada con algo que no es tuyo. Descubrí cómo hacer algo tuyo. Descubrí cómo es volar cuando vas en el coche con música y un paisaje delante. Descubrí cómo es tocar tu canción favorita tú mismo. 
   Con esta pañoleta encontré mi lugar. Mi sitio. El mismo que afirmé y reafirmé. El mismo con el que me comprometí al firmar esa promesa de ahí. Con esta pañoleta me he vuelto una persona distinta. Me estoy convirtiendo en una persona mejor. Una persona que quiere dejar el mundo mejor de cómo se lo encontró y quiere ser la mejor versión de sí misma. Una persona extrovertida que quiere dejar atrás miedos que no valgan para nada. Una persona que se gusta más y se acepta tal y como es. 
   Con esta bufanda sentí mis colores. Con esta bufanda los lloré. Con esta bufanda me enamoré perdidamente de una afición, de una grada, de un equipo, de un club. Con este carné me reencontré con ellos. Con este carné me encuentro cada partido con quien dijo adiós. 
  Escuchando el disco de Melendi me encuentro con la primera versión de mí misma. El que me hizo conocerle y el que creció conmigo. O crecí con él. Crecimos mutuamente. ''El que llegó cuando más necesitaba, cuando la vida me ahogaba.'' Al que vi en directo por primera vez con la entrada. Hace este sábado exactamente 2 años.
      El globo terráqueo representa el amor por el viaje, por coger un avión, por descubrir nuevas culturas, por hacer fotografías a personas con una cámara como la de más arriba.
   Con Momo supe de lo que iba la vida (de no perder el tiempo, y de despedidas). Con el disco Viva la vida, aprendí que la vida es irónica, y que da justo en el clavo. Que las casualidades no existen y que todo pasa por algo. Con Momo bajo el brazo y Viva la vida sonando me despedí. 
Así que todas estas cosas me autoretratan mucho más que cualquier selfi, ya que con ellas descubrí la belleza de descubrirte.

Víctor Bernal
Este de la foto soy yo, Víctor, un chico de 14 años (ahí me faltaban unos meses para cumplirlos). Ahora solo soy un poco más alto. Como se observa, tengo la piel morena, el pelo castaño, y la estatura más bien alta para mi edad. Tengo los ojos castaños. 
La foto, hecha con temporizador, refleja una postura natural de mi aspecto habitual. Las manos en los bolsillos suelen ser frecuentes en la mayoría de mis fotos, quizás porque con frecuencia no sé cómo ponerlas cuando me siento observado.  
En la imagen se ve una media sonrisa, reflejando un gesto bastante natural de mi cara.  
También, la imagen muestra un aspecto tranquilo y relajado porque mi personalidad tiende a estar tranquila, aunque no siempre lo consiga. También, por otra parte, puede apreciarse una vestimenta arreglada, aunque no sea ese el estilo que a mí más me guste, pero a veces tengo que vestirme conforme al gusto de mi madre. Esta foto no es la más reciente, pero sí una de mis favoritas, precisamente porque me reconozco a mí mismo como soy o como más me identifico.
Ángel Montaner
A través de esta foto podéis conocer un poco de mí: en mi cara delgada y fina veréis mis ojos castaños con unas gafas finas color marrón. También tengo la nariz un poco grande y la boca un poco chica.
Aparte de mi cara soy alto, delgado y con el pelo color castaño. Hasta aquí podéis ver todo lo que es mi aspecto físico. 
Todo lo que viene ahora tiene que ver con mi carácter: me considero una persona trabajadora, inteligente (en algunas cosas más que otras), algo simpático (aunque a veces pueda coger un buen cabreo) e intento ser positivo.
Me encanta leer, sobre todos las novelas de mi personaje favorito, Sherlock Holmes. En mi cuarto tengo casi todas sus novelas, series, películas... 
Lecturas aparte, me gusta mucho hablar con mis amigos (y escucharlos), la Semana Santa (pertenezco a la hermandad de Jesús Despojado y soy secretario de su grupo joven) y sobre todo informarme de lo que pasa a mi alrededor, todos los días veo, leo y escucho noticias y las intento analizar. El motivo de mi interés por la información, pues porque me encantaría en un futuro ser periodista para poder contar y escuchar a las personas lo que ocurre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario